Así se hizo… mi primer libro (Pedagogía viva)

Ayer uno de mis yernos me dijo que se acordó de mí estos días al presenciar en dos ocasiones unas situaciones antieducativas, con un esquema similar a este:

En el Metro de Madrid una persona mayor, bastante mayor, se levanta trabajosamente para ceder el asiento a uno niño pequeño acompañado de sus padres; estos dan las gracias y el niño ocupa su asiento. Cuando mi yerno me preguntó qué me parecía, le dije que si tuviera que poner un titular periodístico escribiría: “El ocaso de la civilización” o quizá “El mundo al revés”; deberían ser los niños los que, por respeto y aprecio y por su propio crecimiento personal, cedieran el asiento a las personas mayores. Creo que el hiperproteccionismo que actualmente padecen muchos niños les está incapacitando para desenvolverse en la vida, incapacidad ocasionada quien dice quererlos; siempre he pensado que quien no exige, no ama.

Esta anécdota me hizo recordar cómo nació mi primer libro.1 portada

“Educación y convivencia”[1] fue concebido en el Metro de Madrid ante una situación como la que abre este artículo. Creo que la historia de la concepción y el desarrollo del proyecto puede interesar a quienes, como miembros de una familia, profesionalmente, o como ciudadanos, tienen relación con la Educación.

Podéis acceder al contenido íntegro del libro en:

http://lbeceipmmaparcero.blogspot.com.es/2012/07/la-buena-educacion-good-manners.html

A continuación, ofrezco una breve y esquemática crónica de los hechos:

En 1983, aprox., también viajando en el Metro de Madrid, presencié como un joven no cedía el asiento a una persona mayor, o una embarazada, no recuerdo bien, y unas señoras repitieron la archiconocida frase “La juventud no tiene modales”. Yo había oído esa frase cientos de veces, pero ese día me hizo pensar… “¿Se los estamos enseñando?”, recordando a continuación como a mis cinco o seis años en parvulitos en las Teresianas de Salamanca estudiábamos Urbanidad y me encantaban las imágenes del libro que usábamos.

Ese mismo día visité, sin éxito, muchas librerías importantes buscando libros sobre urbanidad o buenos modales; solo encontré algunos manuales sobre como trinchar caza mayor dirigidos a nuevos ricos o políticos que necesitaban adquirir un barniz social para casos de emergencia.

Llamé a las monjas de mi parvulario para tratar de rescatar algún ejemplar del aquel manual de urbanidad, pero, tras treinta años de distancia, no supieron darme ninguna explicación.

Conclusión: Al regresar a Alicante (por aquella época trabajaba en el colegio Aitana y como profesor de instituto) le dije a mi mujer que, puesto que creía que hacía falta un libro como aquel y que no parecía existir, al menos a simple vista, ninguno, iba yo a escribir uno ignorando entonces que ese libro iba a ser el primero de una serie de libros educativos.

Tratando de recordar lo esencial de aquel libro de mi infancia, me puse manos a la obra; quince días después estaba listo el primer borrador.

Puesto que era un libro eminentemente gráfico, había que encontrar un dibujante que profesionalizase mis bocetos orientativos; tras varios intentos el libro encalló hasta que me presentaron a Juan Antonio Rojo Sanz, actual director y propietario de la Casa Museo del Ratón Pérez en Madrid. Con él bastó una comida para que hubiera pleno entendimiento y, sin necesidad de ningún otro contacto, hiciera unos magníficos dibujos. Fue un espléndido trabajo.11 muestra de página

En 1991, y tras una revisión a fondo del manuscrito hecha con la ayuda de bastantes niños de 8 ó 9 años, edad a la que iba dirigido el libro, el libro vio la luz. Mis pequeños colaboradores, alumnos del colegio Montearagón de Zaragoza (España), que por aquella época yo dirigía, leyeron el manuscrito, subrayaron lo que no entendían y/o no les gustaba. Y otro par de correctores, también de 8 y 9 años, hijos míos, me propusieron frases alternativas para sustituir lo que los otros niños, ayudándose en su tarea con el Diccionario escolar etimológico de Víctor García Hoz.

Por otro lado, cotejé el contenido del borrador con el Proyecto Educativo de Fomento de Centros de Enseñanza basado en la Educación Personalizada; asegurándome de que todos los elementos del Proyecto habían sido tratados de un modo u otro en el libro. Al final vio la luz y se convirtió en manual de referencia para algunos colegios y gustó mucho a niños, profesores y familias. Durante algún tiempo fue el material de trabajo de las llamadas “reuniones de curso” en las que los tutores trabajaban una vez por semana temas formativos.

En aquella época otra editorial estaba buscando autores para un posible libro sobre buenos modales dirigido a las familias y, al tener noticia de la publicación de “Educación y convivencia”, me propuso el proyecto, que acepté; de ahí salió mi segundo libro y luego el tercero y …

Muestra de cartilla moderna de urbanidadBastantes años después, después de haber investigado con insistencia, encontré a la venta, a través de Internet, un ejemplar de la “Cartilla Moderna de urbanidad”, que era precisamente el libro de mi infancia que evoqué en aquella lejana, e inesperada, situación de descortesía en el Metro que estimuló una de mis líneas profesionales.

Al poco tiempo la editorial cerró (no por haber publicado mi libro, que quede claro) y el proyecto quedó interrumpido en espera de una posible reedición, cuestión que actualmente nos estamos planteando el dibujante y yo; pensamos que sería suficiente con añadir algunas mínimas mejoras que recojan algunos de los recientes cambios sociales.

Hace algún tiempo me enteré por casualidad que en el Colegio Público de Infantil y Primaria “Maestro Manuel Aparcero” de Chipiona (Cádiz, España) lo habían adoptado como referencia de su proyecto educativo y que al parecer estaban dando cursos de formación centrados en el contenido del libro, que insertaron en su web. Tenéis el enlace al principio de esta entrada; allí podéis ver el contenido íntegro del libro.

Espero haber contribuido algo en la educación de las nuevas generaciones.

Saludos muy cordiales,

@JFCalderero

[1] Actualmente descatalogado. Calderero Hernández, J.F. (1991). Educación y Convivencia. Madrid. Dossat. ISBN 84-237-0778-4

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s