Introducción al Personalismo

Transcripción literal realizada por el Prof. D. Francisco Cerrillo Peña[1] de la entrevista homónima que el 21 de junio de 2018 hizo José Fernando Calderero al Dr. Juan Manuel Burgos, como actividad del Seminario Internacional de Educación Personalizada (SIEP) de la Universidad Internacional de la Rioja, y cuya grabación completa puede verse en: https://youtu.be/JPNgTCYgRRI

Versión íntegra en Word: 20180710_JF_PERSONALISMO TRANSCRIPCION

JF.- Hola a todos.

Bienvenidos al Seminario Internacional de Educación Personalizada SIEP.

En esta sesión de hoy voy a entrevistar al profesor el doctor Juan Manuel Burgos.

El SIEP lleva pues… ya son siete años de rodaje en diferentes formatos y ahora el que más solemos utilizar es el de traer a compartir con los asistentes, pues, personas que tengan algo importante que decir en torno al concepto de persona, personalización, y hoy es uno de esos momentos.

Los participantes ya habéis podido leer; hay personas que se han inscrito, no van a para poder asistir, porque al menos los que seguís en España es una hora un poco intempestiva, pero sí que ha habido bastantes personas de las que tengo noticia que se han inscrito con la intención de luego poder descargarse el enlace, en diferido y poder ver la sesión a posteriori.

Bueno pues entre los que estáis aquí.

Buenas tardes Ana María, Sonia. Armando, Lorena, Juan Manuel. Buenas tardes.

Ya habéis leído el resumen de Juan Manuel Burgos, su guion estaba en la convocatoria.

Yo destaco alguna pincelada, profesor titular de la Universidad CEU-San Pablo de Madrid presidente y fundador de la Asociación Española de Personalismo, Presidente y fundador de la Asociación Iberoamericana de Personalismo, Director de la Revista de Filosofía “Quien”, y  del máster de Antropología Personalista en la UDIMA.

Ha dado conferencias, cursos, ha participado en congresos, en universidades de Estados Unidos y Europa y especialmente en Iberoamérica, y autor de numerosas publicaciones científicas, algunas ya están, las habéis visto, en la web, de todas formas es una persona muy fácilmente rastreable porque tiene una trayectoria muy conocida.

El libro, que va a ser un poco el plato fuerte de la sesión de hoy.

Nos va a hablar de su libro “Introducción al personalismo”, que no es reciente, ya lleva un tiempo.

JMB.- Si lleva un tiempo.

 

JF.- Ahora lo que es novedoso es la traducción al portugués y la del  inglés fue anterior.

JMB.- No, también ha sido este año.

 

JF.- Copio de la presentación del libro, leo:

“Juan Manuel Burgos reconstruye en este libro la génesis del personalismo, a través de la vida y pensamiento de sus principales representantes.

La filosofía personalista surgió en la Europa a mediados del siglo XX,  proponiendo un concepto de persona digna y solidaria frente al colectivismo y al liberalismo.

Este proyecto tomó cuerpo gracias al intenso trabajo de Mounier y se consolidó a través de las aportaciones de filósofos como Maritén, Buber, von Hildebrand, Marcel,  Guardin,i. Julián Marías y otros.

Su influencia ha sido grande.

Juan Manuel reconstruye lúcidamente en este libro la génesis de esta filosofía a través de la vida y pensamiento de sus principales representantes.

Propone además una síntesis personal con la que pretende consolidar las bases del personalismo en el siglo XXI.

El reconocido prestigio del autor en este terreno y su capacidad de síntesis, convierten a esta obra en un texto imprescindible para quien quiera introducirse en el pensamiento personalista”.

Tengo que aclarar que no me llevo comisión por hacer propaganda de este libro.

Pero creo que los que estamos implicados pasionalmente con el desarrollo de la educación personalizada, pues necesitamos, perdonarme la coloquialidad, necesitamos como el comer profundizar en las raíces y tomar tierra en el cimiento.

Si no hay buenos cimientos, pues los edificios se caen o se debilita su estructura y  por eso lo que queremos ahora es bajar a las raíces.

Muy bien, pues nada, Juan Manuel,  estamos encantados y agradecidos de tenerte con nosotros.

JMB.- Y yo también de estar aquí  y poder aportar algo a este seminario.

 

JF.- Bueno pues aquí lo que queremos es que, se ha comentado que el plato principal del menú de hoy es el plato principal, es darnos a conocer tu visión personal del libro, del personalismo, quiero decir.

Pero antes, ya que soy el anfitrión déjame hacer un par de preguntas interesadas.

Leo lo que había preparado aquí.

Hace unos días un profesor ilustre me decía que la expresión educación personalizada era redundante, ya que no tendría sentido una educación que no fuera para personas.

Por otro lado, esto es cosecha mía, no parece que persona y ser humano sean conceptos sinónimos, aunque a veces se confunde.

Me pregunto y te pregunto: si no será necesario previamente saber a qué denominamos persona. ¿Nos iluminas?

JMB.- Iluminar es una palabra un poco fuerte. Vamos a intentar decir algo y luego ya veremos si cae alguna iluminación o no, ya que es algo más intenso.

El concepto de persona es un concepto muy potente y lo que ocurre es que desde el punto de vista positivo se ha generalizado en la sociedad.

Es frecuente llamar al ser humano persona y hablar de él como persona.

Los derechos humanos, los derechos de la persona.

Esto yo creo que en sí es bueno, porque significa que esta idea, todo lo que hay detrás de la idea de personas se ha generalizado, ha calado y creo que eso trasmite cómo la persona transmite unos valores a través del concepto , esos valores llegan a la sociedad.

Lo que ocurre es que claro, también si no se sabe ya con precisión ese concepto, pues  puede ocurrir, que esos valores se vayan disolviendo y al final “persona” se convierta en un comodín, que realmente no se sabe lo que es, o que le vayamos asignando cualquier tipo de valor.

Entonces en ese sentido creo que es muy importante, por así decir fundamentar esa tradición y ese conjunto de pensamiento y de pensadores que ha llevado a una concepción fuerte del término de “persona”.

Y en ese sentido el pensamiento personalista que es el que yo más trabajo creo que realmente ha aportado muchísimo, sobre todo porque en el siglo XX es realmente donde se ha trabajado a fondo y donde se ha aplicado a fondo el concepto de persona, que es un concepto que tiene una tradición muy larga o sea porque de hecho incluso, en el fondo personal no es un concepto griego, persona es un concepto cristiano.

El concepto de persona realmente viene del cristianismo, pero está como infrautilizado, ni siquiera los medievales no lo utilizan y solamente en el siglo XX cuando hay un cierto redescubrimiento como para decir, bueno, en ese problema que se planteaba aquí teníamos el individualismo, teníamos el colectivismo en los años, entre las dos guerras mundiales y cómo resolver ésta disyunción que llevaba a ver a la persona como parte de una colectividad y por lo tanto sometida a ella, o ver a la persona como un individuo que valía, pero que prescindía de la sociedad.

Entonces de alguna manera hubo un redescubrimiento, una iluminación, en este caso que sí podíamos usar la palabra, pensando, bueno aquí tenemos un concepto que nos sirve.

Entonces se empezó a usar este concepto pero luego se desarrolló, se enriqueció y ese es ahora el concepto de persona.

 

JF.- Yo a veces les digo a los alumnos, que hay seres personales y seres no personales, y, hombre, no voy a decir que los seres no personales se identifiquen con cosas, porque  hay seres no personales que no son objetos, no son cosas, pero el hecho de que el ser humano sea un ser personal, eso tiene unos fuertes compromisos con el modo educar, la pedagogía, el cómo nos relacionemos con los seres humanos, si son resultados de acciones ajenas o tienen ese carácter personal propio.

JMB.- El ser personal, una característica asociada al ser personal es la dignidad, que es un rasgo que de alguna manera es lo esencial de la persona, entonces el concepto de dignidad por otra parte no es como una premisa, sino que es una consecuencia, si analizamos la persona humana entonces que vemos cuáles sean sus rasgos esenciales tenemos por un lado, la libertad, la inteligencia, la capacidad de relacionarse de manera abierta y amorosa con otras personas, la afectividad, la capacidad de conexión con el mundo de la belleza.

Todos estos rasgos son rasgos que encontramos sólo en la persona y al encontrar estos rasgos solo en la persona es donde de alguna manera generan la idea de la dignidad y la dignidad implica por ejemplo, como dijera Kant hace mucho tiempo, la no instrumentalización, la persona es un fin en sí mismo tiene una dignidad, no podemos usarla simplemente como medio para algo.

Qué ocurre, que en el mundo animal, en el mundo de los animales, que ahora está muy de moda en parte por parte por cuestiones válidas, en parte por cuestiones quizás exageradas, eso no se da, no se dan  todos esos rasgos que configuran la dignidad de la persona.

Esos rasgos, los rasgos de los animales les dan un valor, pero no les dan dignidad.

 

JF.- Me parece muy interesante el tema de es un ser no instrumentable, no es un instrumento, no puede ser un recurso para…

JMB.- La persona es fin en sí mismo.

 

JF.- Bueno esto es muy interesante y abre muchos horizontes en el mundo del aula y del mundo de la educación. Bien, avancemos un poquito más.

En la primera parte de tu libro Introducción al personalismo en el capítulo 1, los orígenes.

Dices que “el personalismo surgió en Europa durante la primera mitad del siglo XX como un movimiento de respuesta colectiva a un complejo conjunto de cuestiones sociales, culturales y filosóficas.

Un complejo conjunto de cuestiones, el auge del individualismo y de los colectivismos, tanto de derechas, fascismo y nazismo, como de izquierdas marxismo”.

Algunos de los participantes en esta sesión igual les puede sorprender que el personalismo sea una contestación al individualismo como algo opuesto, ya que en buena parte de la literatura pedagógica se identifica con mayor o menor concreción, pero se acaba haciendo un poco como sinónimos educación personalizada con aprendizaje individualizado.

Podrías decirnos que personalizar no es individualizar.

JMB.- Si bueno, aquí va ligado un poco a ese concepto de la persona que da dignidad a la persona pero también implica un concepto de solidaridad, no de aislamiento o de egocentrismo.

El concepto real de persona es algo que es válido por sí mismo o sea esa dignidad de la que estábamos hablando antes, pero esa dignidad no lleva al egocentrismo.

De alguna manera la persona tiene este rasgo, un poco peculiar el cual consiste en que para crecer tienes que salir de ti mismo, no puedes crecer y formarte como persona, si simplemente te reconcentras en tus propias cualidades, quizás puedas desarrollar algunos aspectos, puedas desarrollar algunas habilidades, algunos  talentos, pero no vas a crecer como persona.

En ese sentido una educación personalizada es educar en la dignidad de la persona, en desarrollar todas esas cualidades, pero no en  fomentar un proceso de individualización o de aislamiento o simplemente creación de unas cualidades o generación de unas cualidades independientemente del resto de la sociedad de los alumnos, de los amigos.

De hecho, el personalismo en general se puede decir, que lo que intenta justamente es transformar el individuo en persona, y de alguna manera probablemente sería la misma función la que tendría que lograr la educación personalizada, transformar al individuo en persona, es decir, hay que poner atención a cada ser humano concreto, pero también para que se abra a la realidad.

 

JF.- Porque esa realidad, porque el ser humano concreto es un ser intrínsecamente social, forma parte de su propia identidad el “ser con”.

JMB.- Sí, claro el Personalismo, una parte novedosa que tiene es, no dice que sea solamente social, sino que insiste mucho en la relación de una persona con otra persona o sea lo que se llama relación, “yo – tú”, porque de alguna manera la dimensión social del hombre, ya la conocían los griegos, Aristóteles, Platón, aquí un poco la novedad es decir no solamente yo vivo en un contexto social, sino que yo estoy rodeado de otras personas, y esa relación “yo – tú”,  es fundamental, en este caso si lo ponemos en contexto educativo podríamos decir, si el alumno está en una escuela, está en una clase pero además está en una clase concreta con unas personas concretas, con unos amigos concretos, con unos estudiantes concretos, con unos profesores concretos y el, como persona educanda, como alumno, se tiene que construir y mejorar y educar en esa relación específica con esas personas que se encuentra alrededor.

 

 

JF.- A mí me llamó mucho la atención todo lo que es, los vínculos, los vínculos y el encuentro interpersonal.

En el epílogo del último libro mío, escrito por López Quintás, habló mucho del encuentro interpersonal y yo en una visión quizá un poco particular, pero tiendo a pensar en que el ser humano no es como bolitas aisladas, átomos sueltos que establecen ciertas relaciones con otros sino que hay algo más. El concepto de vínculo genera un nosotros que quizás sea superior a la suma simplemente de las dos partes en acción, estoy pensando por ejemplo en un matrimonio, en una relación paterno- filial.

JMB.- O sea, el vínculo es fundamental.

Yo creo que hay que valorar a la persona concreta y el vínculo, e  intentar lograr un equilibrio adecuado entre ambos, desde mi punto de vista, la persona es superior al vínculo porque la persona es la que tiene realmente la dignidad, pero la persona no se puede realizar sin la construcción de vínculos y lo importante, lo que tiene que hacer cada uno es dar realmente valor sobre todo a los vínculos interpersonales.

Porque esos realmente los más valiosos para la persona, al final cuando a la gente decimos:

¿Qué es lo que más te importa en la vida?, mi familia, mi mujer, mis hijos y mis relaciones personales porque al final eso es lo que llena la existencia, entonces tampoco es que lo otro deje de ser importante, pero al final eso es lo más preciso. Entonces hay que insistir y hay que darle mucho valor, también en la educación a la construcción de esos vínculos interpersonales.

 

JF.- Bueno esto abre unos horizontes enormes al trabajo en el aula y fuera del aula y en la familia, en todo ámbito educativo.

Bueno, ahora el plato fuerte del día.

Háblanos de tu libro, no de tu libro, sino de uno de tus libros.

Porque ya llevas más de la docena, o la docena o por ahí.

JMB.- Creo que estoy por la docena, un poco sería como el Real Madrid con la Champions, más o menos por el mismo nivel, o casi siempre parecido.

 

JF.- Bueno pues háblanos de tu decimosegundo libro.

JMB.- Llevo desde hace décadas trabajando en el mundo del personalismo, porque creo que es una filosofía contemporánea que tiene mucha potencialidad. Para quien este ahí para quien esté interesado, la. asociación que yo dirijo tenemos una página web de personalismo, que es www.personalismo.org y ahí pueden encontrar muchas referencias.

En concreto, el libro de Introducción al Personalismo, para aquellos que quieren saber qué es el personalismo; creo que es un buen libro. De hecho, se ha traducido al polaco, inglés y portugués.

 

JF.- Tenía noticias de la traducción reciente al portugués.

JMB.- Se tradujo antes al polaco, ya es un libro traducido a tres lenguas y eso supongo pues quiere decir algo a favor del libro.

Creo que es particularmente valioso la traducción al inglés que siempre para un español pasar el ranking hacia el inglés, es difícil.

Más allá de estos hechos creo que es un libro que explica bastante bien quiénes son los personalistas, quiénes son los autores personalistas y qué dicen esos autores personalistas y después para que no quede todo, digamos, como una especie de macedonia, muchas ideas desconectadas, al final hago una síntesis que tiene un valor, porque creo que a veces los personalistas han hablado mucho pero no han hecho síntesis.

Y por ejemplo, al hacer es esta síntesis, también tengo una síntesis antropológica en otro libro importante que sería “Antropología, una guía para la existencia” y para hacer esta síntesis justamente de pensado por así decir, en el mundo educativo y en el mundo no sólo educativo, para todas aquellas personas que pueden pensar que tienen interés en aplicar una antropología sólida y valiosa a su ámbito, porque de otra manera a veces, lo digo un poco en broma, o  sea que quien está interesado el personalismo, no le puedes decir, pues léete a Jacques Maritain, Guardini, Mounier, Von Hildebrand y a Stein, y luego haz una síntesis.

 

JF.- Eso es tarea de especialistas.

JMB.- Exacto.

Yo aquí intento ofrecer una síntesis, una síntesis accesible, de manera de lo que se cuenta fundamentalmente en este libro, en la “Introducción al Personalismo”, del que estamos hablando por estas dos traducciones recientes, es quiénes son los autores personalistas y de qué habla el personalismo; cuáles son las aportaciones del personalismo. Que aquí quizás básicamente de manera telegráfica, pues, podría decir que el personalismo defiende la dignidad de la persona. Después hace lo que yo llamo el giro personalista, o sea que es pasar del “qué” al “quién” que consiste en preguntarse qué es  la persona.

 

JF.- Por eso el nombre de la revista “Quién”.

JMB.- Por eso el nombre de la revista “Quién”. Efectivamente

Lo importante no es preguntarse qué es la persona, sino quién es la persona porque somos seres irrepetibles.

Da por ejemplo mucha importancia a la libertad, también al amor, al ámbito filosófico que, es un tema a veces muy olvidado en relación a la inteligencia.

Da importancia a la corporeidad, cuestión que tenía también mucha relevancia educativa; da mucha importancia a la afectividad que también es algo en la educación de la afectividad es algo que está muy de moda, muy vigente también porque se nota esa falta.

Yo hace poco acabo de dar un curso de Educación de la afectividad, y aquí el punto de partida es considerar que la afectividad es algo muy relevante en la persona.

No podemos reducir afectividad a sentimentalismo porque estamos vaciando a la persona de su interior, entonces ahí el personalismo da mucha importancia a la afectividad pero intenta, de hecho incluso hay un personalista muy interesante que es Dietrich von  Hildebrand, en un libro que se llama “El corazón” en el cual dice que el corazón es un centro espiritual del sujeto.

Cuestión que evidentemente da para mucho, dice no solo inteligencia, no sólo voluntad, sino corazón. La persona estaría formada por inteligencia, voluntad y corazón

 

JF.- Pero corazón no como sentimentalismo.

JMB.- Sí claro, corazón no como sentimentalismo, sino como centro de la afectividad.

 

JF.- Claro que es más que la mera…

JMB.- Es mucho más porque en realidad, si pensamos las cosas más importantes de nuestra vida están en el fondo casi están todas relacionadas con la afectividad, con la afectividad entendida en el sentido profundo, las experiencias más importantes de nuestra vida se relacionan con el corazón, entendido en el sentido profundo del término.

JF.- Insisto mucho en esto porque creo que hay una deriva, un todo,  una moda actual sobre la educación emocional. Las emociones, las emociones que sin duda tienen un papel. Pero por lo que estoy viendo algo más profundo que la emoción, no?

JMB.- Si bueno, sí, la afectividad del personalismo siguiendo a Von Hildebrand,  tendría como tres niveles:  uno corpóreo, una cierta afectividad corpórea,  una afectividad psíquica, que serían los sentimientos y una afectividad espiritual, que ya sería el más nivel más profundo, que es el que se pone en juego en las relaciones interpersonales profundas.

 

JF.- Y que tiene que ver también con lo cognitivo, lo espiritual

JMB.- Tiene que tiene que ver, pero lo que se intenta mostrar aquí es que la afectividad tiene sus propios dinamismos o sea la persona es unitaria, pero lo que se intenta mostrar aquí es que además, no se trata de sustituir lo emotivo por lo cognitivo porque entonces todo se desmonta, porque claro…

JF.- la unitad interdimensional

JMB.- … si no nos convertiríamos un poco en animalitos que vamos siguiendo, pero al mismo tiempo lo que se intenta mostrar es que esas emociones también tienen sus derechos y por lo tanto hay que conocerlas bien, educarlas y no es simplemente estar ahí como un poco, ojo con las emociones.

 

JF.- No hay que mirarlas de manera sospechosa, como algo sospechoso, sino integrarlas.

JMB.- No son sospechosas, se pueden pervertir, pero se pueden pervertir como todo, también la inteligencia se puede pervertir y la voluntad también se puede pervertir, las emociones también; pero no debe ser el punto de partida, no podemos mirar desde el inicio a las emociones con sospecha, sería un poco la tesis.

 

JF.- Hay una cosa que me gusta mucho, es la diferencia entre el “qué” y el “quién”.

Se está hablando mucho de inteligencia artificial pensamiento computacional; hay distintos autores que están hablando de neurociencia, neuroeducación…

Parece que todo se reduce a un funcionamiento eléctrico bioquímico de las reacciones neuronales.

Pero siempre echo de menos, pero quién está al frente de eso. ¿Hay un quién es el que da luz verde a este funcionamiento, le da más importancia? ¿Existo yo, soy un quién?

JMB.- Desde mi punto de vista, las neurociencias están aportando mucho al conocimiento humano pero yo creo que también, en esto  hay modas, entonces mi impresión es que la ciencia que está de moda se convierte como en la ciencia de referencia y parece que todo tiene que pasar a través de esa ciencia.

Ahora esa ciencia, son las neurociencias por las que se está más avanzando.

Hace cuarenta años era la biología, porque se descubrió el ADN, hace 100 era la física porque se descubrieron un montón de cosas por  Eisenberg y  Einstein.

Entonces cuando una ciencia se pone muy de moda parece que absorbe todo y todo se focaliza y todo tiene que pasar a través de ello, y sin quitarle nada a las neurociencias incluso, como también soy físico también creo que ya sé lo que son las ciencias. Entonces creo que puede haber ahí mucha parte de moda sobre todo en el sentido de reduccionismo, es decir el que ahora seamos capaces de medir toda una serie de realidades o de aspectos a través de procesos cerebrales no implica automáticamente para nada que la mente, el yo,  se reduzca a cerebro.

 

JF.- O sea la mente no es el cerebro.

JMB.- No claramente no, las neuronas no piensan. Pensamos en nosotros.

 

JF.- Me quedo con esa frase. Las neuronas no piensan, pensamos nosotros.

JMB.- Yo lo tengo claro.

 

JF.- Aparte es muy consolador porque si no uno tiene la sensación de ser un androide gobernado por…

JMB.- Pero no, justamente esa dignidad, una existencia clara del personalismo ese es el “yo”, el “yo” al final es esa raíz personal, que hace que cada uno digamos, yo,  valga la redundancia pero no es una redundancia, porque cuando digo yo soy yo tengo la conciencia de que no hay ningún otro igual y que en el fondo yo creo que también todos tenemos una cierta conciencia de la espiritualidad de esa afirmación.

No directamente religiosidad, que sería otro tema.

JF.- No, no, espiritualidad.

JMB.- Espiritualidad, cuando yo hago esa afirmación, de alguna manera estoy asumiendo que no me reduzco a materia o sea que hay algo, hay un puro conjunto de átomos conectados.

 

JF.- Que tengo una dimensión corpórea, una dimensión biológica, pero no soy sólo biología, tengo una dimensión afectiva, pero no soy sólo afectividad.” Yo” soy un conjunto.

Bueno, a mí me está resultando interesantísimo,  tengo que ir un poquito así, porque vamos justitos de tiempo, pero vamos.

Bueno pues ahora los sabios estáis trabajando en este nivel. La sociedad está preocupada con cuestiones sociales, políticas, de organización.

¿Qué podéis aportar, qué puede aportar el personalismo a la sociedad de la ciudadanía?, al hombre y a la mujer de la calle.

JMB.- El personalismo yo creo que tiene, es  una filosofía, que está muy atenta al mundo real en parte quizás porque surgió de una problemática real, no surgió en un contexto puramente académico, sino que intentaba responder a un problema de la sociedad que era esas corrientes individualistas y esas corrientes colectivistas, creo que quizás por esos orígenes, el personalismo siempre ha sido una filosofía que busca influir en la sociedad.

Es decir yo, soy filósofo, en el sentido de que intento reflexionar, intento entender y entender mi mundo, no estoy aislado en mi torre de cristal. Intento entender el mundo y con mi conocimiento, con las ideas que pueda elaborar, intento aportar algo a ese mundo.

En ese sentido este tipo de filosofía, al menos busca ser útil.

Hay otras filosofías que dicen que la filosofía no es útil porque está por encima de todo.

No esta filosofía, no sé si más humildemente o no, dice: esta filosofía tiene que ser útil porque si no es útil no sirve para nada y lo que no sirve no  es interesante

Entonces en ese ese sentido el personalismo intenta servir a la sociedad. Y yo hablo un poco del personalismo del siglo XX y el personalismo del siglo XXI.

El personalismo del siglo XX sería el personalismo ya hecho, lo que han dicho Maritain, Mounier, Karol Wojtyła, Edith Stein; y eso ya está ahí. Se puede estudiar se puede desarrollar, se puede profundizar, pero no está acabado. La tesis es que eso no está acabado. ¿Y en qué sentido no está acabado?

A nivel teórico filosófico se puede profundizar, pero además queda pendiente aplicar ese personalismo, esa antropología a muchas áreas de la sociedad cercanas, por ejemplo a la educación.

Entonces está la aplicación a la educación, está la aplicación a la bioética, hasta la aplicación de la psicología. Como estábamos hablando antes en la comida, la más desarrollada por el momento es la aplicación a la bioética. De hecho existe una corriente que se llama La bioética personalista, fundada por Sgreccia, un italiano hace años y que ya tiene, digamos como su lugar en el ámbito definido de las corrientes bioéticas, pero después queda mucho terreno. En el ámbito por ejemplo que es lo que estábamos hablando antes. En el ámbito de la educación, probablemente sería de desear una confluencia mucho más directa y específica entre el personalismo y la educación personalizada, porque ya incluso parece que los mismos nombres lo solicitan y todas estas ideas, toda esta visión de la persona de la libertad transformarla en contenidos educativos.

 

JF.- Y sobre todo hay una idea, volviendo a lo del “quién”, que me parece que es una idea nuclear central.

En el mundo educativo actual, hay mucha preocupación por el cómo hacer determinadas cosas, adquirir competencias, habilidades, lo cual es muy bueno y muy deseable. Pero se trabaja poco el “quién”.

No sé si debo emplear la palabra, esa construcción del yo desde dentro, de esa mirada profunda de qué soy yo, quién soy yo o solamente  soy alguien que aprende a hacer cosas que le enseñan.

Esto es una cosa, a mí me parece que es una contribución muy poderosa que puede hacer el personalismo a la vida diaria del aula.

JMB.- Eso  probablemente está muy conectado. También que hablábamos antes con cierto desprestigio actual de las humanidades, o, si no se quiere desprestigio, sobre todo desatención de las humanidades yendo cada vez más  hacia una sociedad más mercantilista.

Entonces hay una cierta transformación de todo el sistema educativo, incluso del universitario en ponerse simplemente al servicio del mercado para ofrecer…, de manera que la persona que surja del sistema educativo pueda alimentar y pueda encontrar hueco en ese sistema de mercado. Esto en parte es comprensible evidentemente, porque todos tenemos que vivir y para poder vivir tener que tener un trabajo. Pero también tenemos que tener en cuenta que incluso en la propia alimentación de ese sistema de mercado, necesita una formación integral de la persona, porque si no esa persona, ni siquiera va a tener la capacidad de la creatividad, o entrando digamos desde como lo mas de lejos de ese sistema, si yo soy educado para mira solamente por este tubito, que es el tubito de mi especialización concreta, es que no voy a poder ver ni 10 cm a la derecha ni 10 cm a la izquierda, porque no me han desarrollado esa capacidad y yendo un poco más al fondo de la cuestión es que somos personas. Somos personas, no somos simplemente gente que tiene que aprender cosas,  necesitamos aprender a relacionarnos, necesitamos desarrollar virtudes, desarrollar conocimiento crítico, capacidad de discernimiento, todo este tipo de cualidades y eso también en buena medida lo tiene que ofrecer el sistema educativo, no solo contenidos.

 

JF.- Dentro de los ámbitos que se pueden beneficiar de vuestra visión personalista, hablando has rozado,  no de pasada, el tema del mercantilismo, la economía.

Conozco a un catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares, Santiago García Echeverría, que defiende una visión, una dimensión societaria de la economía, basado en la dimensión social de la persona y yo lr he oído en una conferencia decir que mientras no se tenga, no se ponga la persona en el centro del sistema económico, las diferentes teorías que se manejan puede que estén siendo todas falsas; me parece muy sugerente.

JMB.- Sí claro, ahí está otra de las posibles conexiones, porque es que en realidad hay muchas. Por eso diría que el personalismo del siglo XXI tiene mucho trabajo. O sea, en realidad, buena parte del sistema económico se ha construido sobre un modelo de persona individualista, según la cual la idea es que cada persona busca fundamental y exclusivamente su bien, y entonces el sistema económico se tiene que basar sobre esta realidad.

Lo que ocurre es que esto es falso simplemente.

En la práctica, el sistema económico no funciona solamente sobre esa premisa porque si hablamos de un sistema de mercado con regulaciones sociales, quiere decir que ya el mismo sistema real es diferente de ese sistema teórico.

Pero curiosamente, en las escuelas de economía sigue privilegiando como elemento teórico de referencia esa idea de que en el fondo la persona es egoísta, es estructuralmente egoísta y se preocupa sólo de su propio bien, cuando vemos que no es verdad.

Entonces lo que hay que hacer, uno de los elementos que habría que hacer, justamente esa es la línea que señala el profesor García Echevarría, no es que, el fundamento del sistema económico no es el individuo, sino que es la persona, la persona puede ser generosa, de hecho es, puede trabajar para su familia y puede decir, pues es que yo ya no trabajaría más, pero como tengo que alimentar a mis hijos pues trabajo más o como quiero darles algo más de lo que yo, de lo que yo he tenido… Entonces ese dinamismo en este caso de pura generosidad es el que mueve el sistema económico.

 

JF.- Porque esa generosidad no está planteada como un plus de que algunas personas se adornan además de su propia vida, sino que de alguna forma, forma parte del ser personal, el “estar también”, “ser con”.

JMB.- Eso es una parte estructural de la persona, de alguna manera todos tendemos o vemos que esa generosidad es buena. Otra cosa es que la generosidad sea difícil y que cuesta, pero al mismo tiempo hay como una aspiración, como una estructura utópica de la persona, en el sentido de yo sé que sí. Si yo soy generoso, si doy, no en el famoso “do ut des”, te doy, lo apunto en la lista de dados y entonces me lo tienes que devolver, sino que si doy a los demás eso me va a generar un crecimiento personal y una alegría y también unos resultados, o sea una creación de humanidad, eso está en la raíz de la persona, sí es cierto que a veces cuesta hacerlo, eso es real.

 

JF.- Pero bueno yo, alguna vez no sé con qué fundamento porque es de cosecha propia.

JMB.- La cosecha mejor, normalmente.

JF.- Les digo a mis estudiantes que el crecimiento personal pasa necesariamente por aportar a otras realidades valiosas, bien sea ayuda, información, tiempo…

JMB.- A ver,  un crecimiento personal exclusivamente aislado es muy complicado.

Justamente esto por ejemplo estaría en esa estructura que dicho antes de la estructura incluso interna filosófica del personalismo, es como decir yo no voy a estudiar o no voy a dedicarme a pensar únicamente para saber yo mismo o para brillar en el mundo académico y decir mira que brillante soy que he hecho de este análisis entre este autor y este autor, sino voy a intentar, digamos,  trabajar de modo teórico, pero para ayudar o sea para contribuir a la sociedad porque yo también, porque a veces el filósofo es mirado como una especie de extraterrestre.

 

JF.- Ese es uno de los problemas.

JMB.- No somos extraterrestres, somos personas normales que intentamos trabajar a partir de la comprensión de la realidad y desde luego yo intento comprender la realidad para poder aportar mi granito de arena y decir, no es que esto quizás no debería ser así, sino que debería ser así.

Ahí se da ese mismo mecanismo de construcción de lo social en este caso desde la perspectiva filosófica.

 

JF.- Estoy escuchándote y al mismo tiempo mirando, por si acaso algunos de los participantes se animaban a hacer alguna pregunta. Pero mientras se lo piensan y no yo voy a hacer la última de la entrevista: Dinos ahora formalmente el estatuto académico del personalismo como, ¿formalmente que es? ¿Cuál es Estatuto académico?

JMB.- Bueno yo lo que quería comentar un poco, hablar un poco de la cierta difusión que está teniendo el personalismo actualmente, o sea que se puede contar un poco de historia que también es interesante. En los años…, el personalismo, se crea en los años pongamos 30 40, luego tiene mucha relevancia en los años 40 50. Influye por ejemplo en la Declaración Universal de los derechos humanos en las que hay filósofos personalistas como Jacques Maritain trabajando allí,  influye en la Constitución en la creación de las constituciones europeas posteriores a la Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial. También la influencia del personalismo, porque después del justamente del atropello, terrible, masivo, de la persona humana, se dice vamos a intentar que esto no vuelva a suceder nunca. Por lo tanto tenemos que establecer sistemas constitucionales de protección de la persona. Y ahí es donde se recurre a las formulaciones que habían hecho los personalistas de la época para para lograr ese objetivo.

Influye en el Concilio Vaticano II por ejemplo a través de Karol Wojtyla, y después ya vienen las vacas flacas en los años 60, 70, 80. Por muchos problemas…, pero bueno,  la revolución sexual, mayo del 68, el eurocomunismo. Todos son como ideologías fuertes que no, más bien digamos, contrarrestan o luchan contra el personalismo y la cosa cambia a partir de los años noventa, porque con la llamada caída de las ideologías por así decir,  se abre un espacio en el que no hay grandes competidores y se abre un espacio también para el pensamiento personalista. Y ahora estamos un poco en esa línea, ya en el año, ya ha avanzado y ese espacio se ha ido ganando, ahora mismo que el personalismo se está desarrollando. Se han hecho, también yo he creado la Asociación Iberoamericana de personalismo, que hemos hecho ya cuatro congresos en Iberoamérica, ahora en Austria habrá una reunión organizada en este caso por los norteamericanos. Se ha creado una…, el British Personality Forum, ahora mismo estamos en un momento de expansión del personalismo y un poco mi idea es animar a la gente que está interesada en trabajar en estos nuevos proyectos culturales que pueden aportar servicio a la sociedad, intentar conocer esta línea y trabajar en ella como digo en la página web, www.personalismo.org, allí hay mucha información para que todo el que quiera seguir trabajando o esté interesado en este proyecto.

 

JF.-Pues bueno yo creo que esta sesión. Ah, está aquí Armando.

Creo que podemos decir de alguna forma que el Seminario Internacional de Educación Personalizada algo ha contribuido a la difusión de la Escuela.

JMB.- Ha contribuido sin duda, por eso agradezco la invitación a participar en este foro, además de otras sinergias.

 

JF.- No se trataba, lo digo para los participantes que estáis ahora y para los que lo ven en diferido, no se trataba de traer a cualquier persona a entrevistarla sino que se trataba precisamente de hacer un refuerzo a esta idea en beneficio de la persona humana, es decir de todos.

Vamos a intentar contestar así un poquito, Armando.

Hola, muy bien.

Dices ¿Son todas las personas seres humanos? ¿Cuál es el punto de vista personalista?.

 Y luego otro Lorena dice, o te la lo hago luego mejor.

JMB.- Si mejor.

En concreto para esa pregunta, tengo un artículo que se llama así.

Entonces lo primero que va a hacer es remitir a la búsqueda de ese artículo, allí  en la página web.

Pero aparte de eso, diría que sí que para mí todas las personas son seres humanos o sea perdón,  todos los seres humanos son personas, ahí es difícil de explicarlo en palabras breves, hay un autor que es Peter Singer, que es un poco, el que en parte ha puesto este debate.

No sé si sea un poco la referencia de la pregunta, diciendo que hay animales que son personas y personas y seres humanos que no son personas.

Para Singer que es un poco iconoclasta, por ejemplo un cerdo sería persona porque tiene capacidad de autoconciencia y desarrollo y un niño no sería persona,  esto suena muy mal y de hecho, yo creo, efectivamente es muy malo, suena fatal. Hay gente que lo dice sin inmutarse.

Entonces desde el punto de vista del personalismo, no, para el personalismo, ser humano y persona se identifican.

 

JF.- Nos dice Armando, que esa es la referencia, Peter Singer.

Pues entonces, como digo hago referencia a este artículo, pero, la persona se nace persona.

 

JF.- Hay una idea con un profesor de Salamanca Gregorio, no me acuerdo del apellido, estuve con él hace poco..

Él decía que no le gustaba el término de educación personalizada, porque hablando de que la educación es persona dice: si es persona pero también debe hacerse persona, o sea lo es por nacimiento, per se, pero al mismo tiempo, la tarea educativa es que cada vez se sea más persona como el placer incompleto, y a él le gustaba más el término educación personificadora, personalizadora, lo dijo ahí, yo no he desarrollado más el tema, a lo mejor  tu ahora podrías desarrollar más el tema.

JMB.- Bueno o sea, los términos tampoco, hay que darles importancia, pero tampoco excesiva, porque hay que interpretarlos y entonces al final uno puede discutir sobre palabras, lo que está claro es que en ese sentido, yo estoy totalmente de acuerdo, se es persona y también de alguna manera hay que convertirse en persona, hay un famoso libro de Rogers, en ese sentido, es decir pero no de que se sea algo distinto, sino de pasar y de potenciar todas las cualidades.

Entonces se es persona, pero se es persona, se nace siendo persona y no se puede dejar de ser.

 

JF.- Por lo tanto la dignidad de toda persona es  per se.

JMB.- La dignidad es per se.

 

JF.- Estamos ya en los minutos finales, tenemos que ir muy rápidos, leo rápido y te pido lo más rápido posible, en plan Twitter.

Lorena dice ¿podríamos contar con la creatividad como una buena herramienta para poner en práctica el personalismo?.

JBM.- Sí por supuesto, la creatividad forma parte de la estructura personal.

Primero, la creatividad es algo personal y de hecho lo comentábamos antes se da solamente en las personas, los animales no son creativos, entonces sería algo que refleja perfectamente la estructura personal y que por otra parte hay que aplicarla tanto en la misma construcción del personalismo, como en su aplicación a las diferentes áreas.

 

JF.- En uno de mis libros sobre Educación Personalizada, nos hemos atrevido a decir que la creatividad, es una dimensión esencial de la persona, ¿puede ser?

JMB.- Probablemente sí, yo siempre comparo, me gusta ver como… videos de animales y al final cuando has visto cuatro o cinco videos de los mismos tipos de animales, ya prácticamente han visto todo. Por qué…, es que no hay más.

 

JF.- La respuesta es idéntica.

JMB.- En todo caso digamos que hay cinco o seis tipos de posibilidades, pero las nuevas generaciones de leones no usan Internet, siguen haciendo exactamente lo mismo que las anteriores.

 

JF.- Sonia nos pregunta ¿el personalismo tiene características propios o alguna estructura?.

Sí supongo, claro.

JMB.- Sí ahí sobre todo a remitiría justamente a este libro, remito al que está interesado en la “Introducción al Personalismo” es dónde están explicadas con detalle todas las características; también es un libro que se puede adquirir en formato e-book.

 

JF.- “Era Introducción al Personalismo”. ¿Lo edita?

JMB.- Ediciones Palabra.

 

JF.- Ana María Águila, desde Perú nada menos;

Muchas gracias por darme un espacio de reflexión, muy necesario remarcar que somos personas en busca de realizar nuestro proyecto de excelencia personal. ¿Cuál es la forma de comprar su libro, ya que vivo en Perú?

 

JMB.- Pues justamente en e-book se puede comprar.

JF.- Exactamente Ana María,  te había contestado antes, estas son las ventajas del personalismo.

Hay tal encuentro interpersonal que te contesto antes de preguntar.

JMB.- Por anticipado.

 

JF.- Bueno queridos amigos. Creo que creo que han salido aquí unas ideas muy potentes, muy aplicables y que son realmente cimiento y fundamento de muchas otras acciones educativas, sociales, económicas, de todo tipo. Pues…, muchísimas gracias.

JMB.- Gracias por haberme invitado.

 

JF.- Gracias a los participantes por haber dedicado este rato aquí a compartir con nosotros, vuestras reflexiones y preguntas y por mi parte no me despido; dejo abierto el diálogo.

Podéis continuar en @jfCalderero en Twitter, estoy disponible, en Facebook también, y cualquier cosa que surja a posteriori, o los que lo veis en diferido y queráis luego seguir interviniendo, diciendo, pues abro la posibilidad para seguir este coloquio abierto, porque lo que  aquí se ha comentado  y el trabajo del doctor Burgos es de una fecundidad … y ya que ha habido épocas de vacas flacas..,

JMB.-Estamos en las semigordas, casi

 

JF.- Pero creo que debemos contribuir a que sean lo más gordas posible. Estoy de acuerdo.

Y a eso invito a todo el que vea esta grabación.

Muchas gracias.

JMB.- Gracias.

[1] FRANCISCO CERRILLO PEÑA. Licenciado en Ciencias de la Educación; Graduado en Psicología por la UNED. Cursos de Doctorado en Educación UNED. Profesor de Inglés en el Colegio Los Olmos. Actualmente es profesor en los Grados de Educación del Centro Universitario Villanueva impartiendo la asignatura Recursos y Materiales en Lengua Extranjera (Inglés). Además tiene docencia en el Titulo Superior Propio (Inglés) y es profesor del Practicum (3er Curso de Magisterio Diplomatura de Lengua Extranjera). Coordinador de Prácticas en Centros Educativos y Cursos de Verano en Julio en Inglaterra. Colaborador y traductor de la Academia CEN, Colaborador de “Páginas Web”: Smart Exchange (Pizarra Digital), Saber Inglés, etc. Recuperado de: https://www.villanueva.edu/descripcion/francisco-cerrillo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s