Educación. ¡No, gracias!

Supongo que muchas personas que lean esto se escandalizarán, sorprenderán, enfadarán, ante la mayúscula barbaridad que, en principio, supone un título como este, dado que “todo el mundo” hace afirmaciones del tipo “La educación es el arma[i] más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” (Nelson Mandela). Que no se preocupen, lo aclararé enseguida.

Sigue leyendo “Educación. ¡No, gracias!”

Para vivir necesitas muchas más de dos destrezas

El título del artículo “Las dos únicas destrezas que necesitarás para el resto de tu vida según Yuval Noah Harari” publicado en https://www.infobae.com/america/mundo/2020/09/27/las-dos-unicas-destrezas-que-necesitaras-tener-para-el-resto-de-tu-vida-segun-yuval-noah-harari/?__twitter_impression=true&outputType=amp-type deja bien clara la posición que se destaca en el interior de que “la estabilidad mental y la inteligencia emocional …/… marcarán la diferencia entre los que se adaptan y los que sucumben al escenario de variabilidad constante que presenta el siglo XXI”.

Considero que es peligroso para la Humanidad (por tanto, también para el planeta), y para cada persona singular, adoptar sin reservas ese reduccionismo por muy avalado que esté por las ventas de 27,5 millones de ejemplares de sus libros.

En el pequeño espacio de este rincón que esta entrada de blog representa ante la ingente cantidad de información que circula a diario por la red y por las librerías, bibliotecas, aulas y salas de conferencia del mundo es bien poco lo que cabe; a pesar de ello esbozaré (casi tuiteramente) algunas líneas de pensamiento que espero poder desarrollar algún día.

De entrada, conviene caer en la cuenta de que se puede tener mucha estabilidad mental y mucha “inteligencia emocional” (en el supuesto que eso exista y no pase de ser el resultado de una inteligente acción de marketing, muy r€ntabl€, por cierto) y no saber usarlas ni siquiera para el propio bien, entendido este en sentido profundo, no como la satisfacción que se obtiene por el simple hecho de haber logrado cumplir un deseo, independientemente de la naturaleza de ese deseo.

El ser humano, como todo en realidad, es altamente complejo y no se puede explicar en unas pocas recetas que den razón de sus necesidades y/o posibilidades.

Paso a esbozar unos borradores de respuesta a los “cinco asuntos que son, en su opinión (de Harari), las claves del porvenir inmediato de la humanidad”.

Sigue leyendo “Para vivir necesitas muchas más de dos destrezas”

¿Creces o menguas?

El 12 de octubre de 2020 inserté en Twitter (@JFCalderero) el siguiente tweet:

  • “En todos los órdenes y dimensiones de la vida: o creces o menguas. La elección es personal. La mayoría de las personas tiende a sentirse víctimas de… lo que sea y a transformar cualquier vivencia en problemática. Unas pocas detectan las oportunidades que hay en todo hecho.”
¿Creces?
¿Menguas?

Una hora después un seguidor escribió dos respuestas:

  1. “No estoy de acuerdo. Lo que defiendes solo es aplicable en algunos órdenes de la vida. Tu tweet me suena a una mezcla entre pensamiento de mr.wondefull y meritocracia.”

y

  • “Entiendo que ante toda situación es mejor para toda persona ser fuerte y luchar. Pero hay veces que eso no es posible ¿Te enteraste ayer de la polémica de Spiriman? Dijo que la gente que se muere de cáncer es porque no quiere luchar…”.

Deseando sinceramente descubrirlo, no consigo ver que órdenes de la vida podríamos excluir de esa dinámica dicotómica de no estaticidad: “o creces o menguas”. Todo hace pensar que en el universo nada, nunca, está en reposo; la vida, toda vida, la existencia, toda existencia es cambio continuo; la pseudoapariencia de estabilidad de algún ser, o suceso no parece ser otra cosa que el resultado de una mirada superficial. La inmovilidad no es una opción, es un concepto vacío; útil para la Física tradicional, pero… “inexistente”. Los seres inanimados en sus inevitables cambios no tienen alternativas de elección; sus reacciones ante los diferentes estímulos están predeterminadas. Pero en los seres animados, especialmente en los seres personales, las cosas funcionan de otra manera: el sujeto elige, con mayor o menor grado de libertad, sus respuestas a los estímulos externos e internos. SOMOS seres responsables de nuestros actos y pensamientos.

Pero, cabría contraargumentar, hay personas que, por incapacidad física o mental, coyuntural o permanente, no tienen opciones para elegir. Cierto; lo cual no significa que, fuera de esas excepcionales circunstancias, el ser humano no sea, estudiado en su conjunto, responsables de sus actos y pensamientos. Recomiendo leer, al respecto, el interesante artículo “SALUD, ENFERMEDAD Y PSIQUISMO” del Dr. D.  Fernando Rosel Lana, Profesor de Psicología de la E.U. de Ciencias de la Salud de la Universidad de Zaragoza.

Por otro lado, lamento que la frase pueda asociarse con la marca que cita mi seguidor en a) o cualquier otro “invento” similar en la (nefasta línea) de “si quieres, puedes”, frase culpable de muchos problemas de desajuste personal y social. No es cierto, querer no siempre es poder. ¿Cuál es el problema de la “meritocracia”? En principio me parecería muy bien que gobernasen las personas con más méritos, en lugar de los que son hábiles estrategas en el manejo de las claves del acceso al poder.

En relación con la respuesta b), estoy absolutamente en contra de la MUY desafortunada frase de @spiriman (cuya cuenta de Twitter ha sido suspendida): “El que se quiere curar de cáncer se cura y el que NO, se muere”. Es una barbaridad inaceptable porque no es cierto. Ahora bien, creo que sí lo es su afirmación de que “la actitud positiva y la fuerza de la mente, son fundamentales y primordiales para vencer esta enfermedad”.

Creo que la cuestión de fondo es si se considera a los ciudadanos como “súbditos”, seres “estadodependientes”, individuos sin criterio en los que no se puede confiar y a los que, en el mejor de los casos, se les proporcionan servicios o, por el contrario, se reconoce que el poder emana de las personas concretas que nunca deben contemplarse como resultado de la acción ajena.

¿Educación online = impersonal?

Aunque para tratar esta cuestión en profundidad es necesario hacer unas precisiones previas, metodológicamente las dejaré para el final para de esta forma no romper el clima que ha podido generar la pregunta-título.

Dentro del sentido convencional (equivocado según comentaré al final) de la palabra Educación y del (en general, habitual mal uso de “online”) afirmo con rotundidad, desde mis once años de gozosa “educación online” en la UNIR la Universidad en Internet que esta puede ser muy personalizadora y que, bien impartida[1], es generadora de valiosos encuentros interpersonales.

Las ideas que aquí comparto no son elucubraciones teóricas desencarnadas sino experiencias concretas contrastadas con la concepción educativa “Educación Personalizada” cuyos fundamentos considero muy acordes con la naturaleza humana.

¿Cómo explicar que un alumno me diera las gracias por todo el apoyo recibido, el acogimiento, la comprensión y exigencia, afectuosa pero firme, que había recibido “online” de sus profesores y tutores a lo largo de sus estudios? Dijo que le habíamos cambiado la vida, a mejor se entiende.

Años después de haber acabado su carrera, una de mis alumnas universitarias “online” contactó conmigo, vía Facebook, para enviarme un mensaje privado con una foto en la que aparecía ella radiante mostrando el diploma de una distinción que había obtenido en E.E.U.U. y que quiso que, después de su familia, yo fuera el primero en saberlo. ¿Eso podría haber ocurrido si la enseñanza online fuera fría y distante?

Sigue leyendo “¿Educación online = impersonal?”

En el día de los docentes

Hoy, 5 de octubre de 2020, se ha publicado en https://www.larioja.com/, a cuyos responsables doy públicamente las gracias, el artículo homónimo con esta entrada (https://www.larioja.com/opinion/docentes-20201005235042-ntvo.html) y cuyo contenido íntegro reproduzco más abajo y se puede descargar aquí:

jf-calderero_-dia-del-docente-05102020

Curiosamente se da la circunstancia de que coincido en la misma página con mi admirado Julio Montero de quien me declaro abiertamente fan. Guardaré la página como recuerdo.

Texto original de “En el día de los docentes“:

Cada 5 de octubre, desde hace 26 años, se celebra el “Día Mundial de los Docentes[1] . Esta efeméride conmemora la suscripción de la Recomendación de la OIT y la UNESCO sobre derechos y deberes del personal docente, que fue adoptada en 1997 también por los profesores e investigadores universitarios.

Ahora en 2020 estamos ante una buena ocasión para reflexionar sobre estas cuestiones, ya que prácticamente en todo el mundo millones de profesoras y profesores se han visto precipitados a una vorágine de nuevas condiciones de trabajo online, formación “hiperacelerada”, improvisada y autoadministrada, derechos y deberes delicuescentes, vertiginosos cambios de objetivos docentes y, en muchísimos casos, forzadas situaciones de conciliación familiar y laboral.

Sigue leyendo “En el día de los docentes”

Peligrosos consejos de un padre a un hijo

Acabo de oír un poema que, recitado por una aterciopelada voz y acompañado de una bella música, ilustra los consejos que un padre da a su hijo.

Fui atraído por el título y por el interés que despierta en mí el tema, máxime en esta época en que se está reivindicando el papel educativo del padre en la educación de los hijos, y lo empecé a oír con agrado hasta que mi sentido crítico activó el código de alarma ante algunos conceptos que allí se vertían y volví a escucharlo con “lápiz y papel”; mejor dicho, con “Word” y teclado.

Más abajo inserto una tabla con las frases-despertador y mis comentarios críticos.

Sigue leyendo “Peligrosos consejos de un padre a un hijo”

Trabajo para todos

“Hoy día”, o sea siempre, algunas de las primeras ideas que surgen al hablar del trabajo suelen ser, según los casos, la necesidad de conseguirlo o el deseo de perderlo de vista.

En el primer caso se encuentran los millones y millones de personas que no logran tener, o mantener, un empleo digno con cuya retribución puedan conseguir los recursos necesarios para vivir y sostener a su familia. Cabría preguntarse por las razones que, contra toda lógica, sentido común e interés de todos, llevan a que la sociedad les niegue a muchas personas la posibilidad de trabajar queriendo, y pudiendo, hacerlo.

Sigue leyendo “Trabajo para todos”

Imaginación al poder

Hoy una persona catedrática emérita de una universidad española me ha dicho con absoluta seguridad que… “la imaginación es muy peligrosa”.

Perplejo, sorprendido, le pregunté por las razones de semejante afirmación.

“Por qué uno se distrae y no atiende a las explicaciones del profesor” fue su respuesta.

“Corriendo un gran peligro” por darle alas a mi imaginación me he quedado sacando conclusiones por mi cuenta (perdón por semejante atrevimiento) acerca de las (nefastas) repercusiones de esa mentalidad que minusvalora o desprecia la imaginación. Algunas de ellas son: Sigue leyendo “Imaginación al poder”

Los valores y la familia

Leyendo el estupendo artículo de  Maje Gil CarriónLa familia y los valores“, publicado ayer 13 de julio de 2020, me vino la inspiración de aportar yo también algo sobre el tema un poco más allá de lo que sería procedente en un comentario.

Así que… ¡aquí tenéis!

Las familias actuales, y las de todos los tiempos, tienen una gran misión en la que no pueden – es imposible – ser sustituidas: ser el principal ámbito de desarrollo de los seres humanos. Por genética, imitación, acción educadora positiva o, tristemente, por omisión no pueden dejar de influir; lo hacen simplemente existiendo. Sería deseable que ese influjo fuese positivo.

Sigue leyendo “Los valores y la familia”

La Educación vista desde las dimensiones de la persona

En los ámbitos profesionales de la Enseñanza formal y reglada cada vez hay más sensibilidad hacia aspectos y elementos educativos que hasta hace pocos años no tenían suficiente presencia en las aulas y que incluso algunos llegaban a considerarlos como algo fuera de lugar; entre estos aspectos podríamos citar, entre otros, la creatividad, el espíritu emprendedor, el cultivo de las artes, el sentido crítico, p. ej.

Sin embargo, parece que desde algunas instancias oficiales, y a pesar de las declaraciones institucionales en las que se proclama el desarrollo integral de la persona como un objetivo, se sigue insistiendo, quizá excesivamente, en aquellos saberes y competencias cuantificables y medibles y fundamentalmente orientados a cualificar a los jóvenes para determinados empleos requeridos actualmente por el desarrollo económico de los países.

Sigue leyendo “La Educación vista desde las dimensiones de la persona”